September 23, 2017

Brian K. Vaughan es, sin duda, uno de los mejores guionistas del momento. Sus obras en cómic lo demuestran, y van desde Runaways (Marvel Comics), Pride of Baghdad (Vertigo), Ex Machina (Wildstorm) , Y: El Último Hombre (Vertigo) hasta Private Eye (Panel Syndicate). Por si esto fuera poco, participó como guionista en la serie Lost, y estuvo involucrado en la serie Under the Dome, basada en un exitoso trabajo de Stephen King.

Parece que tiene la costumbre de empezar sus historias con un gran bombazo, poner a sus protagonistas en un gran, pero gran lío, y de allí uno pensaría que los librará del problema. Pues nada más equivocado. La historia está sólo comenzando y si bien muchas cosas se van resolviendo, aparecen nuevos desafíos, nuevos personajes muy interesantes y, claro, un singular y original universo donde Brian se siente como en casa.

Saga nos devuelve el gusto por la ciencia-ficción, es una historia de amor, de renacimiento, de lucha, de deseo, de guerra y claro de poder, dinero y revolución. De magia y tecnología, de amistad y odio… y de cómo cambiar un pañal de manera correcta.

Dos culturas enfrentadas, una que usa la tecnología y otra que usa la magia, una pareja compuesta por uno de cada bando que, contra toda posibilidad, terminan juntos.

El resultado de esta improbabilidad es Hazel, su pequeña.

Aquí lo ideal es hablar del resto del equipo creativo, empezando por el letrista Fonografiks, AKA Steven Finch. Encargado del rotulado, los diseños y composición de las páginas, incluso diseñó el logo. Fiona Staples es la encargada del dibujo, con el detalle que los diálogos de Hazel los dibuja también ella.

El estilo de Fiona es bien particular y le da mucha vida a esta historia. Es genial como maneja las expresiones en las caras de los personajes. No usa una sonrisa, un gesto de enojo, sino que tiene miles, cada una diferente y va desde una sonrisa calma, hasta una muy cínica. Esta capacidad creativa queda perfecta también para poblar el mundo de Saga, con extraños y diversos seres, llenarlo de armas, vehículos, edificios que a pesar de verse imposibles tienen la capacidad de trasmitirnos una familiaridad que los convierte en creíbles.

Saga ha conseguido muchos premios, como el Eisner y el Hugo, pero ahora debe ganar el más importante: que te conviertas en un ávido lector de Saga. Disfruta este singular viaje.