September 23, 2017

“Yo creo que se ven cosas en los ojos, los ojos son la ventana del alma.” Una frase que estoy segura que Margaret Keane puede explicarlo mejor. Y es que para algunos los ojos grandes tiene un significado más profundo. Tim Burton sabe de ello, tal vez en aspecto Big Eyes se aleje de los mundos fantásticos y oscuros que caracterizan el trabajo de Burton, pero bajo superficie, se encuentran los elementos que han hecho memorable el universo de Tim: aislamiento, tristeza y el pez fuera del agua.
Big Eyes (Ojos Grandes), es una película basada en la novela de Steve Martin “Object of Beauty” (Objeto de Seducción) y distribuida por Bf Distribution, narra la vida de la artista estadounidense Margaret Keane – interpretado por la ganadora del Oscar y la siempre encantada, Amy Adams- conocida por sus peculiares retratos de mujeres, niños y animales con ojos desproporcionadamente grandes.
El filme se adentra a finales de 1950 y comienzos de 1960, los años más convulsos y paradójicamente, más exitosos de la carrera de Walter Keane – interpretado por ganador del Oscar y camaleónico Christoph Waltz–el pintor que había alcanzado un éxito más allá de la creencia, revolucionando la comercialización del arte popular con sus enigmáticas pinturas de niños abandonados de grandes ojos. Sin embargo – aquí es donde empieza el drama – la extraña y chocante verdad finalmente se descubrió: las obras de Walter en realidad no fueron creadas por él en lo absoluto, sino por su esposa Margaret. Los Keanes, al parecer, habían estado viviendo una mentira colosal que había engañado al mundo entero. Y es que en la historia real, la timidez patológica de Margaret permitió que durante 12 años todo el mundo creyera que los cuadros los pintaba su esposo. Su obra llegó a valer decenas de miles de dólares y las reproducciones de sus pinturas se convirtieron en una de las principales producciones comerciales de la historia. Tuvieron que pasar varios años para que Margaret se armara de confianza y confesara la verdad públicamente y retara a Walter a pintar frente a un público en vivo. Una historia demasiado increíble para ser ficción, Big Eyes se centra en el despertar de Margaret como artista, el fenomenal éxito de sus pinturas, y su tumultuosa relación con su marido, quien fue catapultada a la fama internacional al tomar crédito por su trabajo.
Y ¿Cuál es el porqué de que la loca mente de Burton tomara las riendas de este rodaje? Inicialmente Tim Burton sólo iba a producir la cinta, pero cuando leyó el guion escrito por Scott Alexander y Larry Karaszewki se enamoró de los personajes y de la inquietante obra de Keane y decidió dirigirla. El cineasta, conocido por “El joven Manos de Tijera” y “Alicia en el País de las Maravillas”, dijo a la revista The Rolling Stones que la historia de Keane cuanta con todos los elementos que busca en una película:
“La Historia en sí era tan descabellada, tan rara y tan increíble que sentí que la mejor manera de hacerlo era simplemente jugar. Fue un cambio para mí. Fue lo primero verdaderamente independiente que he hecho”. Burton.
“Personalmente cuando leí “Big Eyes”, tiene muchos de los mismos sentimientos que busco en las películas, en el sentido que es una mezcla de la luz y la oscuridad, lo divertido y lo trágico, estaba muy presente cuando yo crecía: en las salas, oficinas y cosas así. Hay algo que siempre perturbador sobre esas pinturas, algo inquietante, angustioso y aterrador”. Burton.
Para los arreglos de la música de la cinta, la banda sonora está compuesta por Danny Elfman, compositor habitual de Tim Burton desde 1985. Además de contar con la cantante y compositora Lana Del Rey quien participa en el soundtrack con dos canciones: Big Eyes– como el título de la cinta – y I Can Fly.
De acuerdo con Larry Karaszewski, uno de los productores de la película comento: “Tim le mostró a Lana su película y ella se enamoró. Las mujeres en particular parecen entender la película, y Lana realmente la entendió. Todo es acerca de una mujer que no puede encontrar su voz. La canción de Lana expresa lo que Margaret siente tan perfectamente, que es como un soliloquio de sus pensamientos interiores”.
The Weinsyein Company decidió presentar la canción para los Oscar, quedando entre los 79 posibles candidatos a la Mejor Canción Original. También fue nominada a los Critics’ Choice Movie Awards a la Mejor Canción, así como para el Globo de Oro a la Mejor Canción Original.
Big Eyes llegara a nuestro país el 12 de marzo en todos los cines nacionales. Una historia en donde nos muestra el valor para defender lo que nos pertenece, sin el miedo a las consecuencias. ¿Podremos nosotros enfrentarnos al miedo? O tendremos que esperar 12 años para armarnos de valor como Margaret.

Sandra Lurita

Colaboradora de TOMA UNO

Redacción