December 17, 2017

El popular e iracundo mutante estrella de Marvel Comics, regresa recargado a la pantalla cinematográfica, forzando al máximo su factor regenerativo y estrenando una nueva destreza mutante: la habilidad de hacernos olvidar la terrible experiencia que supuso visionar los bodrios X-MEN: LA ÚLTIMA BATALLA (2006) y X-MEN ORÍGENES: WOLVERINE (2009)… Thanks bub!

Hugh Jackman reluce sus garras de adamantium nuevamente y encarna por sexta vez al viejo Logan, “el mejor en lo que hace, aunque lo que hace no es muy agradable”. Sin ser la quintaesencia del género superheroico, la cinta se deja ver bastante bien al mostrarnos a un Wolvie vulnerable y atormentado por los recuerdos de la muerte de su amada Jean Grey. A su deteriorada psiquis se agrega la disminución de su poder curativo por motivos circunstanciales, luchando el héroe, cojo, herido y debilitado, contra ninjas y los yakuza teniendo como escenario exóticos parajes japoneses. Imperdible y antológica, al respecto, la batalla del protagonista contra un grupo de asesinos sobre un tren bala nipón en una trepidante escena de acción a más de 300 km/h.

Inspirada en la etapa en la cual Chris Claremont y Frank Miller se hicieron cargo de los guiones del héroe mutante, WOLVERINE: INMORTAL retoma además el realismo impregnado por Bryan Singer en las dos primeras cintas de la saga. Este se caracterizó por presentar situaciones en escenarios verosímiles, obviando para ello, entre otros elementos, el uso de las coloridas lycras que visten los personajes en las historietas; es quizás por ello que el apretadísimo verde traje de la villana Viper no entona por completo con el tratamiento estético en su conjunto a pesar de -comprende de una vez- lo estupenda que se vea la rusa Svetlana Khodchenkova en dicha vestimenta.

Al extremo opuesto tenemos al Samurái Plateado, el otro malvado de la película, quien toma tan solo el nombre de su análogo comiquero pues sus orígenes son muy distintos. No más un mutante; este samurái es en esta oportunidad un gigantesco e indestructible organismo robótico que blande una inmensa y flameante espada… ¡muy cool!

La cinta ha sido dirigída por James Mangold, quien tiene en su haber un puñado de interesantes filmes, los cuales han recibido diversas nominaciones a los Premios de la Academia, caso del drama INOCENCIA INTERRUMPIDA (1999) y el bio-pic, sobre el gran Johnny Cash, JOHNNY & JUNE: PASIÓN Y LOCURA (2005), entre otros.

Para terminar, les advertimos a los espectadores que no se pierdan la escena extra al finalizar los créditos, la cual sirve de nexo entre la excelente X-MEN: PRIMERA GENERACIÓN (2011) con el siguiente capítulo de la franquicia: X-MEN: DÍAS DEL FUTURO PASADO, programada su exhibición para el próximo año y la cual promete desde ya ser la gran aventura superheroica del 2014. ¡Preparados para los viajes temporales!

Valoración: 🙂 🙂 🙂 🙂