September 22, 2017

Me he pasado toda una semana viendo las películas que participan en la Sección Oficial del Festival de Cine de Lima y es inevitable ver un patrón “bonitista” en la mayoría de filmes. Una intención clara por ganar competencias y premios que algunos podrían considerar como pretensión y que yo siento que no está presente en ÚLTIMOS DÍAS EN LA HABANA. Eso la pone ante mis ojos como una apuesta real y divertida pero que no le exige nada a la audiencia.

La cinta del cubano Fernando Pérez es bastante ligera y directa en sus intenciones, ubicando personajes que son reconocibles fácilmente por los roles que cumplen dentro de la estructura del relato. Dándole así forma a esta mirada de una Cuba actual mientras se narra un retrato dramático que no exagera en sus intentos de ser conmovedor aunque toca temas como el sida, la muerte y el encierro dentro de un país que recién está abriendo sus puertas al mundo.

Creo que la principal virtud de ÚLTIMOS DÍAS EN LA HABANA es lo que dividirá a los críticos: un guion pulcro y honesto. Un texto ligero y fácil de digerir que, usa esa superficialidad a favor del relato, aterrizando temas y circunstancias. Esto parece horrorizar a algunos círculos de la critica que pronostican con cierta repulsión su victoria en el premio que otorga el público pero yo agradezco la sinceridad antes que la pose.

Esa sinceridad se ve reflejada en sus dos protagonistas, fundamentales para poder apreciar el viaje que nos propone Pérez entre los paisajes de la isla y la búsqueda de un lugar de sus personajes. Si bien Jorge Martínez cumple correctamente un rol fácil de exagerar, es Patricio Wood el que carga con los principales conflictos de la trama sin los clichés del drama. Hay mucha tristeza en el rol de Wood pero sin caer en la lágrima pornográfica, el moco o la sobreactuación.

Agradezco que entre la falta de complejidad, se pueda hacer un espacio para el subtexto. La soledad, las consecuencias de la política en el ciudadana de a pie y el impacto que tenemos en el resto al partir son temas que Pérez pone por debajo de la mesa y decide dejar en la sombra, dejando que su presencia se sienta pero sin hacer una presentación respectiva.

ÚLTIMOS DÍAS EN LA HABANA es el testimonio de un país y una sociedad antes que una gran pieza de arte cinematográfico. Pero esas ganas de contar un relato con cariño y amor por el relato,  para mí al menos, son una virtud innegable en la experiencia de hacer y apreciar el cine. Demasiado fácil pero también demasiado bonito.

Valoración: ★★★

 

 

 

 

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz