January 20, 2018

No podía quedarme con las ganas de hablar de la nueva temporada de BLACK MIRROR, que algunos están reduciendo como “la peor temporada” y otras frases que no merecen una discusión coherente. Para eso he elegido el episodio que, para sorpresa mía, me dejó con una felicidad ajena a la experiencia de esta serie.

HANG THE DJ nos dice que el amor, incluso en un mundo lleno de aplicaciones y estadísticas, no se trata de compatibilidad. Uno se enamora de los momentos absurdos y de las risas nerviosas, de las torpezas y  de todos los detalles extraños de la otra persona. Pero también nos recuerda que uno debe enamorarse también del pasado y de los errores porque el amor es un salto hacia lo desconocido y con los ojos cerrados. Por eso, no debe esconderse en los closets o debajo de las camas, debe gritarse en una rebelión contra las expectativas del mundo.

El amor no es un tema nuevo en BLACK MIRROR pero nunca se había tocado con tanto optimismo. En THE ENTIRE HISTORY OF YOU la mirada era mucho más cruda, dejando en claro que los celos pueden venir de algo real y no por eso dejan de ser destructivos.  Aunque no puedo dejar de citar la perspectiva positiva de Óscar Salas, panelista del Flimcast: “Una relación de pareja no puede ser perfecta, la confianza se basa en los vacíos que completas con esperanza y no en la certeza de los miedos”.

Tim Van Patten (director veterano de la pantalla chica a cargo de este episodio) y Charlie Brooker (mente detrás de casi todos los episodios de BLACK MIRROR) ahora nos dan una nueva perspectiva lo suficientemente alegre y concreta para sostener un mundo que para muchos parecerá demasiado obvio. Es verdad, esta vez no se esfuerzan en nada por esconder “el gran giro final” pero… ¿Ese es el motivo por el que ven Black Mirror? ¿Realmente creen que la serie solamente es una sorpresa durante los últimos minutos?

La realidad a la que nos transporta, aunque con los hilos muy a la vista, es perfecta para ver más allá de la superficialidad de la crítica hacia Tinder e ir al fondo de un análisis sobre las relaciones humanas. Desde la sensación de vivir en una simulación constante, la “soledad” de la soltería y el aburrimiento del romance en el que no hay sentimientos que no sean físicos.

Creo que decir más es spoilear uno de los capítulos más hermosos de una serie caracterizada por dejar una mala sensación en el cuerpo, dentro de una temporada que asume riesgos creativos para no encasillarse en la paranoia tecnología que algunos limitados le adjudican. Me permito robarme la letra de una canción que se ha vuelto recurrente en BLACK MIRROR para cerrar este comentario:

Cualquiera que sepa lo que es el amor…entenderá”

 

 

 

 

 

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz