January 20, 2018

“Deja que el pasado muera. Mátalo si tienes que hacerlo…”

 

Cuando la luces de la función de medianoche se encendieron luego de dos horas y media, no sabia que decir. Tenia presente la belleza fotográfica de lo que acababa de ver, el trabajo musical de la saga que siempre cumple pero no quería profundizar. Algo no me cuadraba.

STAR WARS: LOS ÚLTIMOS JEDI es, durante gran parte del metraje, una película muy alejada a lo que se podría esperar luego de EL DESPERTAR DE LA FUERZA y diferente a lo propuesto antes en esta saga. Para bien o para mal.

Las primeras dos horas son un mix de tres “películas”:  lo que uno podría esperar de un director como Rian Johnson (BREAKING BAD, LOOPER), un mal capitulo de STAR WARS: REBELS y la persecución de MAD MAX: FURY ROAD en cámara lenta perpetua.

Lo primero, que corresponde a la visión del director que pudo sobrevivir al corporativismo de Disney, es lo mejor del film. Un ensayo sobre La Fuerza, sobre la figura del Jedi y el legado que tuvo que cargar Luke Skywalker. Johnson no tuvo miedo en coger la idealizada figura del último jedi y convertirlo en lo que, por lógica, debió ser. O sea, un hombre mayor, asustado del poder que puede desatar alguien tan capaz como él y consciente de la religión Jedi trae mucho egoísmo en sus conceptos claves.

En esa misma “cinta”, hay un espacio para profundizar en los dos nuevos protagonistas que son extremos opuestos que van desde el villano que lucha contra la humanidad que le queda y una heroína tentada por lo que no conoce. Aquí se solidifica mi idea de que Kylo Ren es el personaje más interesante-complejo de la nueva generación Star Wars  y que Rey es un mar de posibilidades que se ha trabajado muy rápido y de manera superficial.

La segunda “película” es una trama de búsqueda y rescate con Finn y un nuevo personaje llamado Rose que, si bien aporta al arco final de LOS ÚLTIMOS JEDI, se siente completamente fuera de lugar. Como dije arriba, tiene el feeling de un capitulo de la serie REBELS que intenta ampliar el mundo y la visión del universo pero de forma demasiado artificial, con mucha torpeza. Es interesante ver la realidad de los millonarios en una galaxia que no ha salido de la guerra pero el ritmo y las situaciones obedecen más al lado Disney de la ecuación.

El tercer “film” es una locura que involucra la persecución más lenta de la historia en el que uno no puede dejar de cuestionar las decisiones de los lideres de las flotas de La Primera Orden y La Resistencia.  Esta porción de la película sirve para que hacer crecer a personajes con potencial como Poe Dameron y para introducir a una pieza fundamental de esta entrega como es la Vicealmirante Holdo… pero también para entregar momentos desesperantes e incluso absurdos. Sí, ESA escena con la General Leia que tiene sentido según el canon pero no tiene repercusiones en la cinta.

Todo se une para darle forma a una conclusión que es arriesgada ya que toma la frase “Deja que el pasado muera, mátalo si tienes que hacerlo…” pronunciada por Kylo Ren de forma literal y metafórica. A Rian Johnson no le interesa respetar el lenguaje, las formas y mucho menos a los fans más duros (cof cof cof tóxicos cof cof cof ) que se pasaron años armando teorías absurdas sobre Snoke o Rey. En otras palabras, el director y también guionista quiere alejarse de las limitaciones para hacer un proyecto propio, entre toda la presión de una corporación como Disney.

Adiós a la nostalgia, entonces. Adiós al remake discreto que era EL DESPERTAR DE LA FUERZA, adiós a los tercos que todavía quieren el Universo Expandido de cómics y novelas. Adiós a lo que la gente supone que es Star Wars.

Y si bien valoro muchas de las decisiones tomadas por Johnson, al final no puedo evitar sentirme vacío. Pienso en momentos que son filmados con una gran visión y se convierten en postales inmediatas pero también en las situaciones que se sienten ridículas dentro del contexto. Pienso en los momentos en que duplas como Rey-Luke y Rey-Kylo se ayudaban a crecer mutuamente a base de diálogo  bien planteado pero también me acuerdo de que hay extractos en lo que no sucede absolutamente nada. NADA.

LOS ÚLTIMOS JEDI es el Star Wars para una nueva generación hecha por una nueva generación. Mientras George Lucas tuvo que sufrir para sacar adelante tres ejemplos reales de cine de autor en los setentas, hoy la Guerra de las Galaxias es un producto hecho por un comité siguiendo focus groups en el que, ocasionalmente, hay momentos para brillar.  LOS ÚLTIMOS JEDI es una peligrosa mezcla de aciertos y torpezas que llevan al Lado Oscuro lo que pudo ser la cinta más lograda de la saga.

Valoración: ★★

 

 

 

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz