July 24, 2017

En anteriores criticas y en episodios previos del Podcast Infinito he comentado sobre lo que yo denomino como “la fórmula Marvel”, una estructura narrativa y visual potenciada por el estudio dirigido por Kevin Feige. Una forma de armar una historia y crear personajes que llega a su consagración – para bien y para mal – en SPIDER-MAN: DE REGRESO A CASA.

Parte importante de esa fórmula es la ligereza y la falta de pretensiones  por lo que la mayoría de productos de Marvel Studios son divertidos mientras se ven pero olvidables con el pasar del tiempo. En ese sentido. la nueva aventura del arácnido cumple ya que debe ser una de las películas más entretenidas de la Casa de las Ideas hasta la fecha, sin duda alguna.

Pero el problema viene cuando intento buscar algo más que la diversión en este film dirigido por el novato Jon Watts. Y sí, vendrán las voces a reclamar que una película de cómics no debería apuntar a más que eso pero luego de quince películas, Marvel Studios podría tomar mayores riesgos en el tratamiento de sus historias.

Algo que es innegable y lo que  sostiene todo el proyecto es el carisma y capacidad del elenco reunido: Tom Holland es un enorme acierto como el protagonista y mantiene el pulso ante un veterano Michael Keaton en un rol que realmente no le pide nada. Diría que es uno de los mejores villanos del MCU después de Loki pero eso ya no cuenta como cumplido a estas alturas.

Hablando de actuaciones y roles, hay un personaje que encontré insoportable a pesar de que al final tiene un par de momentos que justifican su presencia. Ned, el mejor amigo de Peter, representa una de las figuras más irrelevantes e insoportables en el género y esta es una opinión personal…COMO TODA ESTA CRÍTICA.

El amigo antipático que sabe el secreto del héroe es una figura  que hemos visto demasiado en los años recientes gracias al Arrowverso y la tontísima dupla Cisco/Felicity pero cuya génesis (en la pantalla, al menos) me obliga a retroceder hasta la Chloe Sullivan de Smallville.

El resto cumple sin esforzarse mucho y una película de este corte parece no necesitarlo. Zendaya, Laura Harrier y Tony Revolori cumplen dándole contexto a la vida escolar de Peter Parker mientras que Bokeem Woodbine, Logan Marshall-Green y Michael Chernus hacen lo mismo con el villano. Muy bien el rol de figura materna de Marissa Tomei pero si la van a rejuvenecer solamente para hacer chistes sobre lo sexy que es, vamos mal.

La historia es bastante simple y predecible pero no sé si sea responsabilidad total del director o los guionistas.  Total, están cumpliendo con las exigencias de un estudio mayor cuya estructura no busca salirse de lo establecido. No es un reto distinguir que había más pulso de autor hasta en la indiscutiblemente mala SPIDER-MAN 3 de Sam Raimi pero en DE REGRESO A CASA hay más cariño al personaje, ajustando ligeramente la balanza a favor de un génerico Jon Watts. 

Es más, el trailer ya adelantaba todos los arcos y el orden de lo sucedido pero esto no quita que, salvo un par de problemas de ritmo en la primera hora, estemos ante espectáculo. Muy circense, palomitero y de rápida digestión pero un espectáculo al fin y al cabo. Gana más puntos si tenemos en cuenta que es el tercer intento de hacer una saga con Spider-Man y aún así hay momentos que se sientes frescos y novedosos gracias a la interacción – forzada por ratos – con el Universo Cinematográfico de Marvel.

Creo que lo peor que le va a pasar a SPIDER-MAN: DE REGRESO A CASA es el optimismo exagerado de los consumidores robotizados de este tipo de películas, los que resumen sus análisis en palabras como GRANDIOSA o ALUCINANTE o 10/10. Y al otro extremo, la negatividad enfermiza de los que buscan un copy paste de los cómics sesenteros en los que no existían personajes no-blancos o conceptos del cliché. 

No queda más que decir. Tenemos una película de Spider-Man que no parece una película dirigida por Joel Schumacher y eso no pasa tan seguido si hacemos las cuentas respectivas. Aprovechemos el momento.

Valoración: ★★★

 

 

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz