September 23, 2017

Ser hijo de un buen director e intentar seguir el legado debe ser difícil. Más aún cuando ese buen director es Ridley Scott, creador de clásicos eternos y recientes como ALIEN, GLADIADOR y MISIÓN RESCATE. La tuvo difícil Luke Scott y sin embargo, ha logrado crear un experimento interesante.

MORGAN hace una propuesta similar a filmes superiores como EX MACHINA, BLADE RUNNER (película dirigida por su padre, irónicamente) o la curiosa SPLICE, por citar un par de ejemplos recientes. O la referencia universal que es el mito de Franskestein. En resumen, encontramos experimentos científicos, creaciones que se salen de control y secundarios que lidian con las consecuencias. Nada nuevo en ese sentido.

Sin embargo, este debut en la dirección propone algunos elementos de interés y que pueden vaticinar cierto futuro, como es la facilidad en la creación de atmósferas tensas y estresantes aunque sin llegar a ser claustrofóbica. O la falta de recursos facilistas como jump scares para generar falsas reacciones de miedo y sobresalto en la audiencia.

Los problemas radican en el pulso de Luke Scott para guiar la trama y dirigir a sus actores, sobre todo al contar con un elenco de primera conseguido -asumimos– gracias al apellido. Kate Mara, Toby Jones y Paul Giamatti no son del todo personajes reales, son recursos narrativos que hacen que la trama avance sin discreción, a tropezones. Planos y predecibles, acartonados y con un propósito que uno puede deducir con facilidad.

Es el desarrollo de los personajes, ejecutado con cierta torpeza, lo que revela con anticipación ciertos detalles que deberían sorprender al final. El hijo de Ridley Scott aprende a la fuerza una lección que muchos nuevos directores, influenciados por Fincher y Shyamalan, deben tener en cuenta: un final inesperado no hace que la película sea mejor. No todos pueden hacer EL CLUB DE LA PELEA o SEXTO SENTIDO.

Para concluir, hay que resaltar que hay personalidad en MORGAN. Un factor presente gracias al director y no necesariamente al guión firmado por un tal Seth Owen. Es difícil describir el estilo de Luke Scott en una primera película, pero hay motivos para cierto optimismo.

Valoración: ★★★

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz