September 23, 2017

MONSTERS UNIVERSITY es una precuela que tiene como principal función atar cabos respecto a la pintoresca e inspiradora realidad de James P. Sullivan y Michael Wazowski. Si se busca una mayor dosis de humor, no se encontrará sino la misma que de la película antecesora. Más que todo, motiva a las personas a perseguir sus sueños, tiene intrincados e inesperados giros en el relato, y aunque ya sabemos los desenlaces, mantiene el interés pues no cuenta hechos predecibles.

Mike Wazowski desde siempre quiso ser asustador. Su vida académica se inició y terminó con ese anhelo; monstruos que no poseían tal intensidad en su motivación, por ejemplo Sullivan, igualmente tienen algo que les dirige. Se nota claramente cómo se traslada un poco de la realidad burlesca de la universidad a su analogía monstruosa. Esta última palabra dista mucho de tener efectos negativos; el buen humor se presenta en cada situación. Sobre todo en la búsqueda de las propias razones y razonamientos de los protagonistas, que empiezan a ser mejores amigos y encuentran individuos únicos como principal compañía. Es lo que ocurre en cualquier contexto de grupo escolar, ya sea primario, secundario o superior.

Los entretelones de lo que ocurre allí definen tanto como las propias clases en un aula: la visión de lo correcto o de lo incorrecto en base a los amigos, a los profesores, a los compañeros de fiesta, y a los compañeros de la fraternidad poco o menos tranquilos. Personaje interesante constituye la decana de Monsters University, visualmente y no sólo por sus rasgos como monstruo. Es el reflejo de esos educadores que siempre andan por ahí, queriendo juzgar más allá de instruir con seguridad a sus pupilos.

Lo más destacable es que se trata de una comedia. La vida entre fraternidades es graficada tal cual, con todo lo análogo del mundo de los monstruos. El pensamiento juvenil, la vivacidad de la juventud, y lo colorido de los aprendizajes se ponen en relieve con mucho tino. Disney Pixar nunca deja cabos sueltos en querer dar moralejas, y las suele sazonar con mucha gracia.

Valoración: 🙂 🙂 🙂 🙂

Pamela Páez