September 24, 2017

Una vez más, los caminos del séptimo arte y la literatura de Stephen King se encuentran. Contrario al comentario popular, encuentro que la adaptación de LA TORRE OSCURA resulta en un espectáculo palomitero bastante entretenido a pesar de sus falencias inherentes a su intento de ser una nueva franquicia.

Para comenzar,  lo mejor del film es el choque actoral entre Idris Elba y Matthew McConaughey, un dueto de lujo con un prestigio que pocos blockbusters pueden presumir en sus elencos. Ambos están bastante limitados a un guion que no les exige nada del otro mundo pero no es difícil notar que se están tomando en serio sus arquetipos de héroe – villano.

Gracias a ellos, uno se queda con las ganas de conocer más sobre el universo de LA TORRE OSCURA y su rivalidad personal, algo que se iba a realizar en una supuesta serie de televisión que hoy parece poco probable que tenga lugar.

Creo que la honestidad es un valor que destaco en esta propuesta, incluso desde los trailers.  Nikolaj Arcel, director de Dinamarca que debuta en Hollywood, jamás intentó vendernos gato por liebre y desde el comienzo nos dejó claro que estábamos ante un intento de taquillazo made in America. La cinta es eso de forma divertidamente tonta o tontamente divertida, elija usted el orden de esas palabras.

La construcción del mundo, la presentación de los personajes y el desarrollo del conflicto es bastante predecible pero tiene buenas ideas sueltas en el proceso aunque dudaría de calificarlas como “novedosas” o “destacables”.  Me gustó mucho la representación de los villanos con piel humana falsa o la mitología dentro de la otra dimensión

Varias de los aspectos positivos provienen de la mente de King pero es imposible negar la participación del realizador en estos elementos del relato. Los “aspectos negativos” corresponden más a la fórmula del blockbuster por querer contentar a todas las audiencias y no son resultado de alguna falencia peligrosamente ridícula que tienen otras películas que pasaron sin recibir tantos pullazos como KONG: LA ISLA CALAVERA o las cintas superheroicas que recicla cierta “Casa de las Ideas”.

Es el tercer tramo del filme que presenta las mayores irregularidades con un cierre apresurado, dependiendo de coincidencias y facilismos que no tiran al suelo la experiencia pero si hacen que uno se cuestione elementos básicos de la trama misma. Intento decir esto sin spoilers.

Es inevitable notar lo difícil que ha sido el camino para adaptar LA TORRE OSCURA y aún así creo que es una ocasión perfecta para desconectar el cerebro con una película que sigue todas las reglas que uno puede esperar pero que jamás llega a ser aburrida o el desastre que se vaticina desde medios extranjeros. Vale la pena.

Valoración: ★★★

 

 

 

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz