December 13, 2017

Se suele juzgar una película como inferior en calidad a su versión literaria. En GUERRA MUNDIAL Z no se debe tener esta predisposición, ya que lo sucedido no tiene relación al relato del libro. La forma en que este último se estructura no permite una narración lineal y la naturaleza de sus zombis no es la misma, en principio. Esto es una mera referencia, si queremos apreciar la película; el caso es que se trata de una buena realidad alternativa, donde los muertos vivientes existen y pueden ser la peor amenaza de todas.

Brad Pitt es Gerry Lane, un investigador luminaria de las Naciones Unidas. Esto ya pone en relieve una intención de dar con una relativa objetividad a los hechos humanos que acontecen. La versión del libro también narra de ese modo, con la diferencia de un inminente estilo de periodismo literario en cada página. En el filme vemos, de otro lado, la parte subjetiva, emocional, solo por momentos visceral, y en ocasiones sentimental, del asunto. El escenario general está entremezclado con la fabulación de la posibilidad de un ataque zombi. Lo peor de todo es que estos zombis no son los clásicos, los del libro. Estos son veloces, sin una seguridad de que ese hecho sea peor o mejor para nosotros. La posibilidad de que un “monstruo” (por ponerlo en un término simple) sea capaz de atacarnos de cerca y sobre todo de alcanzarnos fácilmente, es un miedo arquetípico del que es difícil escapar.

No existen elementos gore que adornen la narrativa, y no parecen ser necesarios. La sensación de una probable experiencia frontal con un zombi es lo que deja huella, ya que deja a los espectadores desnudos con su propia rumiación de cómo sobrevivir. Al final, esto es lo que hacemos cada día de forma ya automatizada, inconsciente. El filme pone a prueba el que un otro, foráneo y que nos pueda devorar, sea nuestro peor némesis, produciendo un horror que tenemos el deber de contrarrestar. Todo en aras de que la humanidad siga perdurando. Recordar una gran frase de la película: movimiento es vida.

Valoración: 🙂 🙂 🙂 🙂