December 14, 2017

MARAUDERS, estrenada por estos lares con el genérico nombre de EL PLAN MAESTRO, es una película que intenta ser un ejercicio de acción al estilo de la vieja escuela. No lo logra pero alcanza algunas de sus virtudes pero demasiados de sus vicios. Algo que, en el balance, es mejor de lo que podemos esperar.

Steven C. Miller (director que tiene una fascinación por Bruce Willis) firma esta puesta en escena que retrata una serie de grandes asaltos en bancos que ocultan un secreto ligado a la venganza. La columna vertebral es bastante simple pero los intentos por profundizar en los personajes y forzar el giro de guion le hace bastante daño. Básicamente, porque ninguno de los personajes o acontecimientos permite crear capas más allá de lo superficial del relato aunque el guionista se esfuerce en creer lo contrario.

Aunque su forzado intelectualismo le juegue en contra a EL PLAN MAESTRO, no se puede negar que al abrazar sus limitaciones, se  vuelve peculiarmente divertida. El desarrollo de los atracos es interesante y aprovecha la tecnología actual para salirse del molde que han presentado este tipo de películas durante las últimas décadas.  El concepto detrás de la apariencia de los criminales llega a ser intenso e intimidante, otro punto a favor que podría ser irrelevante pero apoya en la suma total.

En ese sentido, EL PLAN MAESTRO es un espectáculo pero no alcanza la tensión o pulso de propuestas similares como PLAN PERFECTO (INSIDE MAN) o -de alguna forma- HELL OR HIGH WATER. ¿Quería llegar a ese nivel? Lo dudo. ¿Es necesario? No, realmente. Algunos directores entienden sus limitaciones y se explayan dentro de ellas.

La cinta decae en el lado de la investigación porque es cuando se nota más lo anteriormente mencionado: esa necesidad de sentirse más inteligente de lo que es y de arrastrar la creación de un plot twist que tal vez no es predecible pero tampoco se siente necesario. Ya lo hemos dicho en otra reseña, pero el gran problema del cine actual es la creencia del público y los directores de que todas las películas necesitan tener un final sorpresivo. Basta con contar bien la historia.

Otro punto a favor es la química entre el elenco, destacando un Dave Bautista que alterna blockbusters con potencial como GUARDIANES DE LA GALAXIA o SPECTRE con estas cintas de menor repercusión. Christopher Meloni (recordado por la mayoría por La Ley y el Orden: UVE) realmente se esfuerza por sacarle el jugo a lo que tiene entre manos y Bruce Willis sigue en piloto automático desde hace años, salvo esas raras excepciones como LOOPER: ASESINO DEL FUTURO.

En resumen, EL PLAN MAESTRO es una hora y media perfecta para pasar el rato, un intento de cine palomitero que cumple su promesa con cierto pesar pero que lo logra. Diversión artificial, pero diversión al fin y al cabo, que no se exige mucho pero que tampoco tropieza más de una vez con la misma piedra.

Valoración: ★★

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz