December 13, 2017

La 14a película del Universo Cinematográfico de Marvel es, en teoría, la apuesta más arriesgada y diferente del estudio. Aún así, es una película que no está cerca de los proyectos más redondos de la Casa de las Ideas.
El filme depende desde el principio en el carisma de Benedict Cumberbatch, actor de moda y que pone el rostro al hechicero del título. Al igual que Robert Downey Jr y IRON MAN, el británico carga a su rol de humor sarcástico y pedantería, aunque su evolución es mucho más rápida. Igual se siente que está repitiendo sus esquemas, con un tufo a su representación en la popular serie Sherlock.

Alrededor gira un potente elenco que ofrece resultados desiguales: Tilda Swinton en piloto automático, un Mads Mikkelsen para el olvido (siendo un actor que puede representar a villanos formidables, como el de CASINO ROYALE) y un Chiwetel Ejiofor que se esfuerza en darle matices a un rol con potencial en las futuras secuelas.

A resaltar los desaprovechados que están Rachel McAdams y Michael Stuhlbarg. La primera es casi un florero y el segundo, un actor discreto pero interesante, limitado a ser un personaje sin personalidad o sentido.

Todos se ven guiados por Scott Derrickson, un director que anteriormente ha ofrecido películas correctas (EL EXORCISMO DE EMILY ROSE, LÍBRANOS DEL MAL) y que aquí aprovecha las pocas libertades que ofrecen los grandes estudios para plantear temas interesantes pero que no se desarrollan por la necesidad de hacer avanzar el relato de origen según la fórmula de Marvel. El temor a la muerte, los multiversos, el horror cósmico y el existencialismo aparecen en la pantalla pero no se profundizan. Igual se agradece la intención.

Aunque no tiene tiempo de filosofar, Derrickson sí encuentra metraje para mostrar la aplicación de la magia y las ilusiones de forma sorprendente y novedosa. Decir que hay una inspiración en EL ORIGEN es válido pero no hace justicia a la influencia más artística que se plantea en esta película.

El gran problema de DOCTOR STRANGE es lo plano que puede sentirse el guión, sin una escena que realmente eleve el ritmo narrativo del relato. La emoción de la trama no está a la altura de la sicodelia visual.
El humor, firma de Marvel Studios, se siente por primera vez mal ubicado aunque es inevitable que termine dando en el clavo eventualmente. No sorprende, teniendo en cuenta que Dan Harmon (Community, Rick y Morty) estuvo involucrado en las re-escrituras del guión final.

DOCTOR STRANGE es una película que resulta bastante entretenida a pesar de sus peros y que deja en el aire grandes promesas para el futuro del nuevo Multiverso Cinematográfico de Marvel. Ojalá se cumplan.

Valoración: ★★★

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz