September 24, 2017

Cuando digo que DEATH NOTE es una de las peores películas del año no lo hago por un cariño al material original porque mi interés por el anime es similar a cero e incluso menos. Lo digo porque es rarísimo ver tanta incompetencia concentrada.

En un primer momento,  parece que es un acto de ilusionismo buscar y encontrar algo bueno en este largometraje firmado por Adam Wingard. Mientras lo pienso, creo que puedo mencionar la apariencia y enfoque de Ryuk, ser interpretado por Willem Dafoe … y nada más. Lo demás es, sin miedo a exagerar, dolorosamente malo.

Ningún personaje parece motivado por la coherencia, la lógica o la más mínima inteligencia. Todos son caricaturas y para colmo, caricaturas tontas y desabridas, que no sirven para enfatizar ninguna idea o intención narrativa por parte del director o de los tres mal afortunados que firman este insulto que uno que otro se atreverá a llamar guion.

El protagonista, Nat Wolff, le hace honor a sus raíces actorales en Nickelodeon con un papel que se podría catalogar con una palabra más fuerte que “sobreactuado” pero ese término no se ha inventado aún. Más doloroso es ver a Margaret Qualley, una talentosa joven que ya vimos en THE LEFTOVERS o THE NICE GUYS, perder el tiempo en un mamarracho como este.

Un párrafo aparte se merece Lakeith Stanfield en el rol de L. Creo que es una mezcla de las excentricidades que solamente tienen sentido en el anime y una pésima dirección de actores por parte de Wingard, que pone en duda la próxima producción bajo su mando:  GODZILLA VS KONG.

Creo que el potencial del producto no estaba ligado estrechamente a la trama del anime o manga original, sino a la poderosa idea universal del temor y el control de la muerte que pudo adaptarse perfectamente a la realidad gringa pero aquí no lo intentan. Aquí simplemente buscar copiar-pegar ciertos personajes dentro de todos los clichés del cine juvenil norteamericano con cero gracia o talento.

La falta de entendimiento del concepto DEATH NOTE me parece la gran falla del filme y no pienso que el look o la raza de los personajes (y por lo tanto de los actores) sea un factor primordial al momento de calificarla como un bodrio. Algo que están haciendo varios críticos de la web demasiado apegados a la serie animada.

DEATH NOTE es un esperpento que no tiene una progresión narrativa, en el que las cosas pasan porque sí y los personajes obedecen los mandatos de un torpe destino creado por un equipo más torpe todavía. La suma de estupideces y sin sentidos llegan a dar risa durante los primeros minutos pero luego solamente genera una frustración, una burla desagradable.

 

Valoración: ★

 

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz