December 11, 2017

El remake de CAZAFANTASMAS –porque es un remake puro y duro, no un reboot– sobrevive al odio previo y se convierte en una comedia que entrega muchos momentos divertidos, pero cae ante el peso de las comparaciones que se impone a sí misma al recordarnos cada 5 minutos que hay un filme original al que le rinden tributo.

Desde la primera escena, la película de Paul Feig crea paralelismo con la entrega ochentera protagonizada por Bill Murray y el fallecido Harold Ramis. En ese sentido, no se esfuerzan en poner algo nuevo sobre la mesa ni en desvincularse en lo más mínimo con lo hecho anteriormente. La estructura incluye incluso una pelea final contra un ser blanco y enorme aunque las razones del conflicto son menos efectivas (se reemplaza el regreso de una entidad milenaria por un fanático de lo paranormal que de alguna forma se vuelve omnipotente).

Para ser aún más preciso, son los cameos, forzados y ridículos, y la aparición de símbolos que rememoran al Hombre Malvavisco o a Pegajoso, de lejos lo peor del filme ya que son integrados sin mayor gracia o coherencia. Lo de Bill Murray, sin embargo, es trágico y lamentable.

Si bien eso podría sonar terrible para las aspiraciones del filme, el nuevo cuarteto protagónico logra alcanzar una química notoria y un rápido desarrollo como grupo. Incluso de forma más satisfactoria que la original, teniendo en cuenta que en esa cinta se minimiza completamente al personaje de Ernie Hudson.

El criticado elenco logra crear momentos de legitima comedia, lo que no sorprende teniendo en cuenta que Kristen Wiig, Leslie Jones y Kate Mckinnon son o han sido parte de Saturday Night Live, programa que es casi una escuela para comediantes americanos. Melissa McCartney, sin embargo, se limita en muchos casos a hacer chistes sobre comida o a recitar líneas dizque científicas y dizque inteligentes. Una lástima teniendo en cuenta que ha probado que funciona fuera de los estereotipos físicos.

Chris Hemsworth, conocido como THOR, sorprende con dotes de comedia que si bien pueden ser sobreactuadas, no perjudican lo simpático que resulta siendo su personaje de secretario y recepcionista.

CAZAFANTASMAS funciona con las justas pero aún así es lo suficientemente cumplidora para callar las críticas de fanáticos talibanes que la condenaban antes de verla. Al final, es una pelicula necesaria para recordarle a Hollywood que las mujeres pueden cazar fantasmas porque, en realidad, pueden hacer lo que quieran.

Valoración: ★★★