September 24, 2017

CARPINTEROS debe ser la experiencia más decepcionante que me he llevado viendo las participantes del Festival de Cine de Lima. No es que sea un despropósito sin control digno de llamarse TRANSFORMERS 5 pero sin duda hay muchas cosas que salen mal al final de esta propuesta.

El director de República Dominicana, José María Cabral, tiene buenas ideas al mostrar la realidad de una prisión en la que se ha desarrollado un sistema de comunicación mediante a señas para que los internos se comuniquen en secreto. El mencionado sistema es utilizado, básicamente, con fines románticos entre las alas femeninas y masculinas del centro.

Toda la primera hora resulta bastante divertida, relajada. Hay un enfoque bastante intimo y cómico, chocando con las atmósferas que normalmente se verían en un film ambientado en una cárcel y toda esta “tranquilidad” se va diluyendo cuando empiezan a primar  los celos y las traiciones, volviéndose sórdida y violenta de forma bastante torpe.

Lo peor de CARPINTEROS es su tramo final. Cuando han pasado un punto que fácilmente pudo ser un “final justo” para la propuesta  y se convierte en una explosión de mala acción y diálogos telenovelescos que no aportan absolutamente nada. Algo que parece inaudito teniendo en cuenta que es la sexta cinta de Cabral y antes ha mostrado más dominio en el crecimiento de sus historias.

Es inevitable ver que hay mayor interés en el cineasta por crear personajes entrañables – gracias a las correctas actuaciones de su elenco – que en moldear un relato coherente pero los descuidos con la estructura y sentido del relato son preocupantes y cortan todo lo estimulante que parece prometer el filme en sus primeros minutos.

A pesar de que tiene algunas escenas armadas de forma impecable, como un hermoso plano secuencia que recorre el caminar del protagonista por la prisión,  todo lo visto en un su mal organizado clímax hace que CARPINTEROS se convierta en una de las grandes decepciones del Festival.

Valoración: ★

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz