September 22, 2017

Asumimos que muchos de nuestros lectores tienen hijos e hijas, así que hablamos con ustedes en este momento tan triste: sus pequeños y pequeñas deben ver STAR WARS. No por las espadas laser y los viajes espaciales, que es lo más superficial y evidente. Sino por personajes como la Princesa Leia, por la genial Carrie Fisher que nos abandonó a los 60 años.

En 1977, con el estreno de la STAR WARS original, Carrie nos presentó a un personaje que era vital dentro de la trama, que dentro de la ficción tenia poder político/social y que no dudaba en disparar un blaster si el diálogo no servía. No era un adorno, no era un recurso narrativo, era un personaje.

Ni siquiera cuando George Lucas le puso el famoso traje de esclava, que obedecía a las influencias de los clásicos seriales especiales, logró minimizar su peso dramático y personalidad. Miles de niñas crecieron con la idea de ser tan fuertes como la Princesa Leia y miles de niños, como quien escribe, crecimos soñando con enamorarnos de alguien así, de una heroína. Las nuevas generaciones necesitan esos referentes. Personajes como Rey o Jyn Erso no están a la altura.

Muchos dirán que Carrie no hizo nada más que ser la princesa de la saga intergaláctica. Tremendo error pero entendible, teniendo en cuenta que muchos creen que Mark Hamill estuvo inactivo desde EL RETORNO DEL JEDI. La actriz tuvo papeles en conocidos filmes como THE BLUES BROTHERS (1980), HANNAH Y SUS HERMANAS (1986), CUANDO HARRY CONOCIÓ A SALLY (1989) y SCREAM 3 (2000). Así como pequeños roles, casi cameos, en la serie Sexo en la ciudad, AUSTIN POWERS (1997) y FANBOYS (2009).

Su trabajo no se resume a la actuación ya que como escritora y guionista fue muy querida en el entorno cultural. Entre sus libros más populares están Postcards from the Edge (adaptada al cine por la misma Fisher en los libretos), Wishful Drinking y The Princess Diarist. En toda su obra hay mucha consciencia de su pasado con el alcohol y las drogas, algo que jamás la avergonzó. La princesa (general, si nos ponemos muy estrictos al canon) se levantaba sobre sus problemas y los echaba atrás sin miedo o culpa. O los más fanáticos sabrán de su trabajo como Script Doctor, correctora de guiones; algunos muy conocidos como HOOK (1991) y ARMA MORTAL 3 (1992).

La muerte de Carrie Fisher es el fin de una era y es necesario que quede claro. Los personajes femeninos fuertes como Leia, de armas tomar, son cada vez menores, incluso en el contexto de #NiUnaMenos y mayor presencia del feminismo. Por cada Furiosa hay 20 ejecutivas alteradas de JURASSIC WORLD y es inevitable ver a Rey como un cálculo de mercadotecnia antes que un personaje redondo dentro de su mundo. Y ni hablar de la versión cinematográfica de Harley Quinn.

Su partida además enciende las alarmas sobre su salida de la saga. ¿Veremos a una General Organa hecha por computadora cerrando su arco? ¿O acaso el EPISODIO VIII ya contemplaba su salida? El experimento visto en ROGUE ONE con la resurrección de Moff Tarkin hace que se nos ponga los pelos de punta (por miedo) al pensar en una Carrie Fisher digital.

La mejor forma de despedirla es recordar y compartir su trabajo. Busca a ese amigo que todavía no conoce Star Wars e introdúcelo en ese mundo de Jedi y Sith. Dale una ojeada a esas películas que mencionamos arriba y sorpréndete con la presencia de Carrie que tal vez ignoraste. Regala (física o con la magia del pdf) un libro escrito por ella. Dile a tus amigas que reniegan del concepto de princesa que no tiene nada de malo esa etiqueta, mientras tengan el coraje de enfrentar monstruos gigantes como Jabba The Hutt… o la sociedad misma.

Luis es periodista especializado en temas culturales, crítico de cine y conductor del Podcast Infinito.

Luis M. Santa Cruz